viernes, 15 de noviembre de 2019

“Wines by heart”, el vino como protagonista.


         El mundo en unas botellas. El vino como razón de ser, como protagonista, como actor principal, como argumento esencial de esta gran novela llamada “Wines by Heart” (www.winesbyheart.com). Una vinatería (“garrafeira”) de altísimo nivel, con menos de un año de vida, que supera con creces las mil referencias en pleno corazón de Lisboa. Apenas, a unos metros de la emblemática avenida da Libertade. Mejor localización, imposible.
         Todo se cuida al máximo: la selección de las referencias, la diversidad, su conservación, la presentación, el entorno, las condiciones de almacenamiento y una gran profesionalidad al servirlos. Aquí se entiende, y mucho, de vinos. También se aprende. Un lujo catar entre estas paredes. 



            Un viaje por todos los continentes y decenas de regiones vitivinícolas a disposición de los amantes de esta bebida. Un magnífico proyecto, encabezado por unos socios y amigos brasileños, que brinda a los habitantes y turistas de la capital portuguesa un espacio gastronómico de primer orden. Otro gran reclamo culinario en Lisboa que conjuga aires sofisticados, elegantes y funcionales.


            En esta novela el vino, por razones lógicas, es el actor principal. No es menos cierto, de igual forma, que le acompañan en este recorrido gastronómico otros protagonistas que no deben pasar desapercibidos. Me refiero a un precioso local, a su esmerado servicio y a su gran cocina, comandada por el chef Rodrigo Osório que, siempre atento a nuevas influencias, sabe conjugar cocina tradicional portuguesa con suculentas innovaciones. Un impecable trabajo con una propuesta que da más valor al protagonista de la casa: el vino. 

 

           El comensal podrá degustar, probar y conocer soberbios platos que van desde simples entrantes (“petiscos”) a elaboraciones más sofisticadas. Todo ello, con el sello personal de estos fogones. Podemos solicitar, si lo deseamos, asesoramiento para conseguir cuidadas armonizaciones entre lo que bebemos y lo que comemos.  Un verdadero regalo al paladar y a los sentidos. 



          Auténticas “obras de arte” efímeras en la mesa acompañadas con unas copas de buen vino. ¿Se puede pedir más? Maridajes casi perfectos, juegos de sabores, texturas y olores en un ambiente ciertamente agradable.
          Obviamente, no podría ser de otra forma, predominan los de Portugal, pero créanme si les escribo que la variedad de referencias a elegir de todo el mundo es impresionante (Australia, España, Francia, Líbano, Italia, Argentina, Chile, Nueva Zelanda, Alemania, Hungría, Estados Unidos, México, Eslovenia, Austria ….)  Me interesé especialmente por los de nuestro país y puedo asegurarles que cualquier amante del vino estaría de acuerdo en que saben seleccionar.
          No me extraña que, a pesar de su reciente inauguración y poco tiempo de vida, estén tan bien posicionados en Lisboa. Quien viaje hasta esta atrayente capital europea tiene que venir a conocerles. Muy recomendable



            Tengo la sensación, además, que su popularidad ya traspasa las fronteras lusas. El día que estuve cenando observé que muchos de los comensales de las mesas contiguas eran de países asiáticos y americanos. Ya saben, el trabajo bien hecho siempre da sus recompensas. 


            El origen, el inicio, de todo ello es fácil de entender: un profundo conocimiento y una gran pasión de sus socios fundadores por el mundo del vino. Si no fuera así, sería imposible embarcarse en una empresa tan apasionante.
              Un lugar donde acercarse. Háganme caso. Una cena entre estas repisas repletas de botellas, muchas de ellas auténticas leyendas, se convierte en algo muy especial.




         Toda una “wine experience”.

        Destacar, para finalizar, que este reportaje se publicó en la web del diario LA RAZÓN el 13 de noviembre de 2019. 

https://www.larazon.es/gastronomia/20191113/zkf26p5d5fhdxi233ywvoxiazy.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario