jueves, 2 de febrero de 2023

Casino de Estoril, más que un casino


     No tengo dudas que los turistas que han veraneado en la preciosa y elegante localidad portuguesa de Estoril (a poco más de veinte kilómetros de Lisboa) se acercaron algún día, durante su estancia, a su célebre casino, uno de los más afamados y grandes de Europa.



    Estoril, salpicado en algunos de sus rincones por lujosas villas, alberga una historia y una vitola como lugar de descanso de la realeza y la aristocracia europea (amén de nido de espías durante la Segunda Guerra Mundial) desde el pasado siglo, siendo tanto su casino (inaugurado en 1931) como el celebérrimo “hotel Palácio” dos de sus incuestionables argumentos (ambos, inspiración y escenario de algunas escenas de las películas del célebre agente británico 007).

    La ciudad es, sin duda, uno de los símbolos de la llamada “Riviera portuguesa”.




    Seguro que coincidirán conmigo que este casino no solo es un reclamo de juego y apuestas. Es mucho más. Dentro de sus impresionantes instalaciones, situadas al fondo del cuidado y precioso “Jardim do Estoril”, descubrimos este edificio (remodelado y ampliado en los años sesenta del pasado siglo) que alberga también en su interior una gran galería de arte, salones para todo tipo de eventos, su multifuncional “Salào Preto e Prata” y una más que recomendable oferta gastronómica. Raro es aquel cantante o artista internacional que no haya actuado en este acreditado escenario.

    Tres restaurantes, con diferentes tipos de cocina y elaboraciones, ofrecen al comensal una más que variada gama gastronómica digna de ser tenida en consideración.



    Destaca especialmente, el restaurante chino "Estoril Mandarim" uno de los más afamados del país en su género, ideal especialmente para aquellos que disfrutan de las bondades y delicias de esta cocina asiática.




    Todo un amplísimo abanico (con una carta ciertamente extensa y variada) de posibilidades apta para el más exigente de los comensales, incluidas bebidas chinas.



    Un escenario perfecto para lograr transformar –por ejemplo- esa cena en un momento inolvidable. Más aun, cuando frente a nosotros tenemos una gran fuente con varios surtidores de colores que parecen, por la noche, envolver esa atmósfera culinaria con aires irrepetibles.




    Tuve la suerte de comer en "Estoril Mandarim". Créanme cuando les escribo que es uno de los restaurantes de comida china mejores que conozco. Todo se conjuga y todo parece converger en la idoneidad de situar aquí uno de esos reconocidos fogones.





    Así pues, cuando visiten Estoril, cuando disfruten de sus playas, de su sol, de sus historias y de su inabarcable oferta de actividades marítimas, no olviden pensar en el casino como un espacio único para una gran velada con tintes orientales.




    Este reportaje se publicó en la edición escrita de la Revista Grada, en su edición de febrero de 2023

  Simplemente acompañaré este post con instantáneas de esa comida en "Estoril Mandarim"





domingo, 22 de enero de 2023

Un paraíso en el Algarve llamado Bela Vista Hotel & Spa

 


    Mencionar “Bela Vista” en Portimâo (Portugal) es hablar de un hotel en mayúsculas. Posee esa envidiable cualidad, por tantos alojamientos deseada, de conjugar dos de las mejores marcas que pueda el huésped y el comensal imaginarse en un mismo lugar. Me refiero a Relais & Chateaux y Estrella Michelin.




    Así es, sólo con sugerir estos dos nombres nos hacemos una idea del fantástico universo que nos espera.




    Un hotel de los que, ya a primera vista, impresionan en multitud de aspectos: su situación dominando un promontorio rocoso sobre la conocida playa de Rocha, la arquitectura de este edificio, la historia de este palacio de principios del siglo XX (fue construido en 1918), las personalidades que entre sus paredes (jefes de Estado, famosos actores, importantes políticos, conocidos cantantes, etc.) se alojaron en sus estancias, las panorámicas impagables que ofrece, el cuidado interior de este palacete donde el pasado (a través de artesonados, muebles, pinturas, azulejos, vidrieras, esculturas y escaleras) parecen relatarnos a cada paso su densa historia. 




 


    Así es, un pequeño paraíso dentro de otro gran paraíso llamado Algarve. Abrir las ventanas para ver un amanecer sobre el Atlántico o irse a dormir mientras los últimos rayos del sol parecen esconderse bajo las aguas del inmenso océano son experiencias que no se olvidan fácilmente. 



    Pues bien, junto a una preciosa piscina al aire libre, un más que recomendable spa, un pequeño jardín o unas terrazas para saborear el momento mientras tomamos el sol, la apuesta de Bela Vista por la gastronomía es del más alto nivel.



    Su restaurante, llamado Vista (no podía ser de otra forma cuando se conoce), posee desde hace años una estrella Michelin. Sin duda, uno de los más acreditados del país vecino.



    Aquí el comensal disfrutará y se dejará asombrar por el trabajo de estas cocinas. Comandadas por el chef Joâo Olveira al mando de un joven equipo, nos trasporta a un viaje gastronómico donde el pescado es el hilo conductor de su menú degustación en el que, por pequeño que sea un detalle, se cuida al máximo cualquier circunstancia para hacer la experiencia inigualable.     Finura en el trabajo, delicadeza, originalidad, innovación, mucho respeto al producto, sorprendentes presentaciones y emplatados, un magnífico trabajo con excelente materia prima, acompañado de un impecable servicio y un más que recomendable maridaje con vinos portugueses  –de los mejores que he probado en los últimos tiempos- logran la excelencia en un local en el que las cálidas tonalidades azules y blancas que decoran sus paredes nos recuerda que estamos en territorio costero y que el mar, junto con una estudiada iluminación, serán parte del escenario de esta extraordinaria cena.




    Juventud, con un toque de osadía y vanguardia, y profesionalidad de la mano. Hay mucho, pero mucho trabajo, detrás. Los reconocimientos no bien porque sí. Llegan por el esfuerzo, la dedicación y la ilusión de un equipo, tanto en cocinas como en sala. Tengo la sensación que aún no han tocado el límite. Pueden llegar a galardones más altos. El tiempo lo dirá.



    No hay duda que es justificado merecedor de la estrella más famosa que otorga la guía de gastronomía más acreditada en el mundo. ¿Quizás merece más? Razones, a mi entender, hay para más altas cumbres del gran libro rojo de la gastronomía.

    En definitiva, mucho, pero mucho, con lo que disfrutar en un hotel único.



  Recuerden este nombre: “Bela Vista Hotel & Spa” (www.hotelbelavista.net). Un tándem ilusionante y perfecto de dos marc as a nivel mundial ensambladas a la perfección, a las que se une una tercera vertiente, L´Occitane, para el spa y los amenities.



    Leí, en un comentario sobre este magnífico escenario del que os escribo estas palabras: “Um sonho de hotel e de restaurante”. ¿Hay mejor forma de acabar estos párrafos?






   Por cierto, en el desayuno no olviden pedir unos "huevos benedictinos". Ciertamente buenos.



    Tuve la oportunidad de hablar, en el programa "Lusitania Express" de Canal Extremadura Radio, el 16 de diciembre de 2022, sobre esta maravilla de alojamiento. 

    Os dejo el audio en diferentes formatos:

http://www.canalextremadura.es/a-la-carta/lusitania-express/audios/bela-vista-hotel-spa-lujo-frente-al-mar 

https://www.ivoox.com/bela-vista-hotel-amp-spa-lujo-frente-al-audios-mp3_rf_100249332_1.html 

https://open.spotify.com/episode/1YlEGEObz3gm5GeHX8cKg0 



    Finalizo indicando que estos párrafos fueron publicados en la web del diario español LA RAZÓN.

https://www.larazon.es/viajes/20221227/ernswjzafzdlpbfcdoofczf3rm.html 




lunes, 16 de enero de 2023

Shakshuka, un plato muy popular en Israel

 

    En mi último viaje a Israel descubrí una magnífica forma de preparar los huevos llamada Shakshuka.

   Aunque se consume a cualquier hora del día, es muy común comerlo como desayuno. Una buena manera de coger fuerzas para todo el día.

    De sencilla elaboración, con productos baratos y fáciles de conseguir, es un invitado fijo en las mesas israelíes donde casi se considera un plato nacional. Desde luego, contundente y sabroso.

    Con independencias de versiones que existen sobre el origen (parece ser que es oriundo del norte de África), lo cierto es que en este país ha conseguido renombre y fama internacional.



    No hay que olvidar que mucha de la cocina israelí está influenciada por su propia historia. Al ser un territorio tan deseado por diferentes civilizaciones a lo largo de los siglos, estas han dejado su impronta en diversos aspectos (cultural, religioso, arquitectónico, gastronómico …).

    Una salsa – algo espesa- a base de tomate, pimientos, ajo y cebolla cortados en trozos pequeños (a la que se añaden algunas especias como comino o pimentón) es la base donde se echarán estos huevos que, con el calor, se van haciendo a modo de huevos escalfados. Una buena sartén o un tajín pueden ser los recipientes ideales para que se cocinen. Se sirve bien caliente.

    Cocina sencilla, básica, casi de subsistencia, pero toda una delicia que debe probar el viajero que viaje hasta tierras israelíes. Lo importante, la calidad de los productos.

    El propio nombre del plato (que significa “todo mezclado”) es toda una declaración de intenciones sobre cómo nació.



    Vegetariano, saludable, sin gluten, “koser” … una buena mezcla de ingredientes que consigue la excelencia.

    Si tuviera que buscar semejanzas con algún plato de la cocina española pensaría en unos huevos al pisto, tan característicos de la gastronomía manchega, o en una fritada riojana con huevos.



    Aquí, como en todo, “cada maestrillo tiene su librillo” y en cada casa se le pone un toque especial (en algunos restaurantes añaden calabacín, algo de carne o berenjena).

    Siendo sincero, me gusta con un poco de picante (por ejemplo, con una guindilla triturada) y con algunas hierbas encima –como perejil- para darle, además de vistosidad y elegancia, más sabor.



    A primera vista, es un plato muy agradable por la variedad de los colores y lo llamativo de su presentación, servido directamente en la sartén. Un dato importante, es imprescindible un buen pan (sea de pita o normal) para mojar en la salsa.

    No quiero dejar de mencionar que hay un restaurante emblemático por la forma de prepararla. Si sitúa en la ciudad vieja de Jaffa (Tel Aviv) y su nombre es toda una declaración de intenciones sobre lo que vamos a comer: Dr. Shakshuka. No olviden acercarse, si están en esta preciosa y dinámica ciudad costera israelí, por este templo gastronómico tan acreditado considerado como uno de los grandes embajadores de la Shakshuka. 



  

    Estos párrafos se publicaron en la en la revista Atril (edición de enero de 2023) de la Academia Extremeña de Gastronomía.