lunes, 10 de agosto de 2020

Howard´s Folly Urban Winery, nuevos aires en la gastronomía de Estremoz



           A principios de este año, en el mes de febrero, nació un novedoso y seductor proyecto gastronómico en la ciudad alentejana de Estremoz, situada a poco más de cincuenta kilómetros de la frontera española de Caya/Caia. 


           Esta bodega urbana de autor, llamada Howard´s Folly, brinda al visitante (dentro de sus instalaciones) este precioso local, cuidadosamente preparado, que avanza con pasos firmes para posicionarse como una referencia en la zona. Buena gastronomía y emplatados con aires contemporáneos a precios razonables.
         Creatividad e innovación en una atmósfera muy acogedora que rompe con el tradicional cliché que, en ocasiones, se tiene de los restaurantes de esta región. Alentejo es tradición e historia en su gastronomía, pero también salpicadas dosis de modernidad, como en el caso que les describo. Un prometedor futuro que no olvida su glorioso pasado. 


        Digamos que este coqueto local, cuyo diseño fue encargado a la prestigiosa empresa ArkStudio, logra cautivar al comensal en todos los sentidos.  Este bonito conjunto (arquitectónico y decorativo), con un patio interior que da luminosidad a este espacio, conforma, junto a muestras de artesanía de la zona y algunas obras de arte, un incomparable marco que nos prepara para lo que va a ser una velada fantástica



         Un maravilloso escenario donde se mezclan diferentes ambientes para convertir momentos únicos en inolvidables.  Las posibilidades son variadas. Puedes ir, por ejemplo, a comer o a dejarte sorprender con algunos de los cócteles que allí preparan. Dos sugerentes opciones, en mi opinión, total y recomendablemente compatibles





         Las sensaciones, tras conocer el trabajo de estas cocinas, son francamente positivas. La extraordinaria calidad de la materia prima y el magnífico trabajo del chef Hugo Bernardo y su equipo se articulan a través de un buen servicio, una presentación muy cuidada de los platos, unos atinados tiempos entre plato y plato, un espacioso local y una sugerente oferta gastronómica. Todo esto, obviamente, unido a la gran calidad de vinos que esta bodega. Vinos procedentes de algunas de las “castas” más emblemáticas del país vecino.



        Permítanme que les escriba algunas de estas elaboraciones: “croquetes de alheira com maionese de manjericâo”, “peito de pato com puré de beterraba”, “ceviche de robalo”, “camarâo Kataifi”, “arroz preto de lagostins” o “lulinhas crocantes con maionese de alho”.




           No quiero dejar en el olvido que el arte está presente en cada poro de la piel de esta bodega.  Ejemplos los hay por doquier. Les relato dos: un gigantesco mural grafiti en el interior de la bodega y unos curiosos marcos que decoran algunas paredes ideados por la mente de un prestigioso artista.



           “Reinvención” podría ser una palabra perfectamente aglutinadora de lo que nos vamos a encontrar. Reinvención en una doble vertiente.         Por un lado, arquitectónicamente, al dotarle de una nueva vida a este edificio (que desde fuera tiene aires de fortaleza) como espacio donde se elaboran, reposan y maduran sensacionales vinos.Por otro lado, en la cocina. Es la que nos brinda su chef jefe, quien, con su trabajo, trata de actualizar y adaptar a nuestros días algunos conceptos de la gastronomía alentejana.
         Elemento esencial de todo este “recorrido enoturístico” es, sin duda, la bodega, la única urbana de Estremoz. Una decidida apuesta de sus propietarios, buenos conocedores de este mundo vitivinícola, por la calidad de sus vinos (tintos, rosados y blancos).  Calidad como sello de identidad, como marca de la “adega” más allá de producciones no muy grandes.     
        Los que conocemos esta apasionante región portuguesa, no creo que tengan vacilaciones en coincidir con lo que les escribo.  Estremoz se ha convertido en un emblema culinario y un polo de atracción por este motivo de primer orden. Una localidad con tanta historia que enseñar al turista a través de sus monumentos y edificios, consolida aún más su vertiente gastronómica (ciertamente sólida y boyante) con el nacimiento de este proyecto enogastronómico urbano al que le auguro el mejor de mis deseos.



Web: www.howardsfollywine.com



lunes, 27 de julio de 2020

En “Casas de Alpedrinha” disfrutarás de unas vistas únicas


            Todos aquellos que adoramos Portugal, seguro que hemos pasado en multitud de ocasiones por la “auto-estrada” A-23 que conecta Castelo Branco con Guarda. Una carretera, paralela a la frontera hispano-portuguesa, que une también preciosas ciudades como Fundâo (capital de la cereza portuguesa) o Covilhá.
       Pues bien, en dirección norte (Guarda), antes de llegar a Fundâo aparece una salida que indica Alpedrinha. Éste es el destino de hoy y, concretamente, unas instalaciones con solera, recientemente remodeladas, llamadas “Casas de Alpedrinha”.



           Con una extensión superior a cuatro hectáreas, según me comenta la propiedad, ofrecen diez espectaculares “casas suites” (Country Houses)  donde pasar unos días inolvidables. Situada en las laderas de la sierra de Gardunha (paisaje natural protegido), con unas inmejorables vistas al valle que a sus pies se despliega, este complejo hotelero brinda multitud de servicios. Entre ellos, un magnífico restaurante llamado Papo de A´njo, una gran piscina de agua de manantial, bar, cuidada pista de tenis o amplias zonas de aparcamientos. Todo ello, rodeado del verdor de la vegetación que nos rodea. Ciertamente, es un lugar muy agradable.




                Estas “casas suites” son una verdadera delicia. Un amplio salón con un gran ventanal al campo, cocina con todo tipo de electrodomésticos y utensilios para estos días, un gran dormitorio con cama tamaño king size, aire acondicionado, wifi, aparcamiento privado y un amplio cuarto de baño conforman, junto a un agradable parterre exterior con vistas al valle una certera apuesta por el turismo de calidad. Todo, pues, está listo para recibir al huésped. Ideal para pasar un fin de semana.





        Resumiendo, un lugar sin igual no solo para ir en verano (cuando el calor aprieta), sino en cualquier época de año en la que percibir la agradable sensación de estar en medio de la naturaleza. Desde Casas de Alpedrinha te informarán, si lo deseas, de la posibilidad de hacer recorridos (a pie o en bicicleta) por este entorno natural tan privilegiado que es la sierra de Gardunha.
           Ciertamente, es muy fácil localizarlo. Unos grandes arcos blancos nos indican que henos llegado a nuestro destino. Se encuentra situado a la salida de este coqueto e histórico pueblo portugués de Alpedrinha, cuya visita es casi una obligación. Iglesias, palacios, estrechas calles empedradas y rincones únicos son prueba de la densa historia de esta pequeña localidad a la que, como casi todos los cercanos a la Raya/Raia, tanto españoles como portugueses, están siendo atacados por esa enfermedad llamada “despoblación”. Pedir alguna información en la oficina del turismo de Alpedrinha siempre ayuda para adentrase en el pasado de estas piedras y palacios.



         Por cierto, esta localidad sufrió mucho durante las guerras napoleónicas. Durante este episodio bélico las tropas francesas, a principios del siglo XIX, entraron en territorio portugués. Una gran placa conmemorativa recuerda a aquellos vecinos que perdieron su vida en aquellos momentos.


        
            Destacar, por lo interesante que resulta, que el agua de la piscina es de “nascente”. Esto es, de un cercano manantial. Siempre está en continuo movimiento en la piscina. Por tanto, permanentemente está entrando y saliendo agua para disfrute de los bañistas. Quizás por ello la notes algo fresca, pero es épocas de mucho calor es lo mejor para refrescarse. 





          Sé que esta piscina trae especiales y gratos recuerdos de su infancia a mi amigo Manuel Lino. Este portugués, que tiene a España como su segundo país, afincado en Madrid y natural de Covilhá, pasó, según me ha comentado al ver algunas de estas fotografías en las redes sociales, muchos veranos bañándose con amigos y familia en las cristalinas aguas de esta preciosa piscina. Vaya este post dedicado a esos imborrables recuerdos que siempre le acompañarán.  
          Quiero resaltar, por lo importante que es en los momentos que vivimos, que "Casas de Alpedrinha" cuenta con la importante acreditación “Clean & Safe”. Todas las medidas de higiene y control están tomadas para que el huésped se sienta seguro.


          De eso se trata, de disfrutar con seguridad. Como anécdota, para garantizar la seguridad al desayunar, con independencia de los lácteos (leche, mantequilla, yogures) que tienes dentro de la nevera, a la hora que tú indiques en recepción, te dejarán una cesta en la puerta de su "casa suite" con todo aquello que precises para un buen “pequeño almorço” (distintos tipos de pan caseros traídos de una panadería del pueblo, croissants, zumo de naranja natural, jamón, quesos, fiambres, etc). Desde luego, un verdadero lujo disfrutar así de la primera comida del día mientras en el jardín nos recreamos viendo como el sol va ganado a la oscuridad y nace un nuevo día.



       
           Escribía el gran y universal escritor portugués, premio nobel de literatura, José Saramago de esta pueblo: "En Portugal no hay escased de ciudades ocultas, pero esta Alpedrinha es secreta"
          El resumen de toda esta experiencia es sencillo: me ha gustado. He disfrutado de un entrono natural único. Seguro que, si te decides por "Casas de Alpedrinha", opinarás como yo.  

Datos útiles: 
1.- Web: www.casasdealpedrinha.com (aquí tienes todo tipo de información -tarifas, actividades, restaurante, etc- y, desde aquí, puedes hacer tu reserva)
2.- Restaurante: Te aconsejo ir una noche a cenar en el restaurante Papo de A`njo. Cocina de la tierra, bien presentada, a precios razonables con vistas a la piscina.




3.- Curiosidades históricas:
A.- ¿Sabías que de Alpedrinha era D. José da Costa? Conocido como el cardenal de Alpedrinha o el cardenal de Portugal, y natural de este municipio fue un importante personaje de la historia de nuestro país vecino cuyos trabajos adquirieron notable influencia en la firma del célebre Tratado de Tordesillas.



B.- Estamos en un territorio con muchas aguas subterráneas. Por tal razón, el rey Joâo V dio la orden de que se construyera una gran fuente de granito, en la parte alta del pueblo. Una verdadera obra de arte, erigida a diferentes alturas, símbolo e icono de Alpedrinha, que está presidida en su parte alta por una corona con las armas reales del monarca.
Esta insigne fuente es también es conocida como el "chafariz real o de las seis bicas”.




lunes, 20 de julio de 2020

Casa da Calçada, la excelencia como bandera


         Las tranquilas aguas del río Tâmega, a su paso por la localidad de Amarante (en el norte del país), son testigos de la majestuosidad de un palacio, de visibles colores amarillo anaranjado, donde se asienta uno de los hoteles más emblemáticos de Portugal.



       Me refiero a Casa da Calçada (www.casadacalcadahotel.com), perteneciente al selecto club Relais & Chateaux.



         Unos muros con mucha historia parecen guardar celosamente para el huésped el centenario pasado de este imponente edificio al que se accede por un gran portal de piedra por donde se aprecia el verdor de los jardines existentes frente a su fachada.




           El escenario no puede ser mejor. Una treinta habitaciones preparadas para deleitar con todo tipo de detalles a quienes deseen pasar la noche. Impresionantes vistas de postal sobre Amarante (con la iglesia de San Gonzalo, la de Santo Domingo y el precioso puente de piedra), la tranquilidad de una localidad que invita al relajamiento, una inmejorable ubicación en el centro de la ciudad y la placentera sensación de que esos momentos no se olvidarán fácilmente. ¿Quién puede resistirse ante estos encantos?


         Una amplia piscina exterior, rodeada de un cuidado jardín, es otro de sus incuestionables reclamos. Todo ello, bajo la presencia de algunos viñedos plantados a diferentes alturas, para sortear la escarpada orografía del terreno, donde crecen las uvas de los vinos que la propiedad elabora.


         Casa da Calçada es sinónimo de lujo, de exclusividad, pero también de “sueño”. Escribo sueño, a sabiendas, en una doble vertiente. Por un lado, el que se hizo realidad para la propiedad (aconsejo que, cuando estén allí, se interesen por la historia, el nacimiento del alojamiento y la importante función que durante las guerras napoleónicas en Portugal tuvo este edificio). Por otro, es el sueño de muchos huéspedes al sentir el privilegio de dormir en un espacio tan idílico.


         Comodidades, cuidados, atenciones, esmero, perfección  … Todo se mima, todo se cuida. No podía ser de otra forma. Sus cinco estrellas avalan su cercanía a la excelencia.




       No puedo dejar de mencionar otro de sus grandes argumentos: el gastronómico. Estamos en los dominios de uno de los mejores chefs de Portugal (Tiago Bonito). Allí, en el laureado restaurante Largo do Paço (www.largodopaco.com), este famoso cocinero deja volar su imaginación y su creatividad con el único deseo de sorprender gratamente a los comensales que se acerquen a este coqueto local. Situado en la planta baja del hotel, ostenta desde hace bastantes años el reconocimiento del más famoso libro rojo de la gastronomía con una estrella Michelin.  Sin duda alguna, un artista de los fogones al que -estoy convencido- le esperan en un futuro reconocimientos mayores.  ¿Por qué no una segunda estrella Michelín? Méritos, ilusión y trabajo tiene de sobra.



           La experiencia de conocer este lugar redobla mi convencimiento del gran nivel de la hostelería alta calidad en nuestro país vecino. Casa da Calçada es un ejemplo. Lugares con historia a los que se le ha dado una nueva vida para disfrute y deleite de quienes por allí decidan pasar y, de paso, es una excelente manera de cuidar, restaurar y potenciar un valioso patrimonio secular que no debe ser olvidado.
            Casa da Calçada no es un hotel cualquiera. Ni lo quiere ser. Pretende y logra ser especial. Deja huella, no pasa desapercibido. No deja indiferente. Consigue, en numerosas vertientes (ubicación, servicio, gastronomía, profesionalidad, atención, entorno …) convertirse en referente. Su bien ganada fama le precede. No puede ser de otra forma. No hay otro camino que rozar la perfección.


          “Parabens”, pues, por un trabajo tan bien realizado; por esa dedicación y entrega para que tanto el huésped como el comensal aprecien su esencia.
          En los pequeños detalles, se dice, está la diferencia. Aquí, por fortuna, hay muchos de esos pequeños detalles.
            Vengan a Casa da Calçada, coman en Largo do Paço. No solo les gustará, sino que repetirán.


  
          Recordaros, por último, dos cosas: 

1.- Este reportaje fue publicado en la web del diario español LA RAZÓN el 19 de julio de 2020
https://www.larazon.es/viajes/20200719/aoloxayocze3vbcpbzc4fqweb4.html 


2.- El 18 de julio de este año, hablé para el programa "A todo Sábado" de Cope Sierra Norte de Sevilla, presentado por el periodista Emi Caro, de la localidad de Amarante y de este icónico hotel. 
Os dejo el link. 
https://radiosierranorte.es/narrogeographic-radio-en-cope-sierra-norte-con-juan-antonio-narro-nos-lleva-a-tunez-y-a-amarante-portugal/