martes, 2 de octubre de 2012

Barcos-Casa navegando por las aguas de Alqueva


           ¿Sabías que el mayor lago artificial de Europa se encuentra en Portugal?. ¿Sabías que este gran embalse sobre el río Guadiana, que hace de frontera natural entre las dos países ibéricos, tiene más kilómetros de costa que Portugal continental con el Atlántico?. ¿Sabías que este macroproyecto es uno de las grandes construcciones de la ingeniería hidráulica europea?
            Así es, inaugurado en el año 2002, en medio de la región lusa del Alentejo, puede presumir de atesorar unas dimensiones ciclópeas: 250 kilómetros cuadrados  de extensión y una longitud máxima, desde la presa hasta la cola del embalse, de más de 80 kilómetros.
            El que fuera el gran sueño de nuestro país vecino durante décadas, con el ánimo de producir energía eléctrica para abastecer a una ingente cantidad de población y transformar miles de hectáreas de secano -algunas casi improductivas- en modernos cultivos de regadío, es hoy una realidad de apenas una década de vida.
            Junto a esta transformación, que ha cambiado la fisonomía del paisaje alentejano por estas latitudes, y gracias a las incalculables posibilidades que brinda el embalse de Alqueva, nacieron  numerosos proyectos turísticos con el propósito de atraer y hacer más placentera la estancia del viajero. El más conocido es, sin duda,  Amieira Marina (www.amieiramarina.com).


            Amieira, como se le llama comúnmente, es un puerto deportivo que ofrece multitud de actividades. La más famosa es el alquiler de los barcos-casa. La mejor manera de conocer, a nuestro ritmo y sin agobios, este gran mar interno de agua dulce, sin necesidad de titulación.
            Apenas una didácticas explicaciones, teóricas y prácticas, de menos de una hora de duración (donde nos enseñarán cómo llevar el barco, algunos aspectos sobre el lago y el funcionamiento de los mecanismos que lleva, especialmente el sonar y el GPS) son suficientes para atrevernos a ser "intrépidos capitanes de barco" en un “mar tranquilo”.    Un sistema de bollas, perfectamente situado, nos señala en cualquier instante la situación orientándonos sin dificultad.
            Debido a lo singular de esta propuesta turística lo cierto es que nada más “tomar posesión” de nuestro barco-casa un cierto cosquilleo, propio de esta agradable aventura turística que vamos a emprender,  recorre nuestro cuerpo. Seremos capitanes de nuestro propio barco por unos días en la mayor extensión de agua dulce de Europa. Además,  podremos utilizar el solárium, nos prepararemos nuestro aperitivo en la terraza de la embarcación, haremos una barbacoa, oiremos música mientras surcamos las aguas, nos bañaremos, charlaremos sobre los lugares que vamos a visitar, etc., etc.
 
 
Una manera de pasar las vacaciones que, según comentan los responsables de Amieira Marina, es bastante habitual en países centroeuropeos. Francia, Holanda, Suiza, Austria, Reino Unido o incluso Irlanda tienen años de experiencia en este tipo de turismo fluvial con barcos-casa.
 
 
Junto a lo anterior, existe otra posibilidad de conocer las aguas de Alqueva. A través de un crucero de un día, gestionado por la empresa Gescruceiros  (www.gescruzeiros.com), en la mayor de las embarcaciones del lago, con capacidad para 120 pasajeros.
 
 
Quizás lo más interesante de esta singular escapada es ese conjunto de posibilidades tan diversas y, a la vez, tan perfectamente enraizadas en este proyecto común consistente en pasar unos días irrepetibles dentro y alrededor de la “mayor mancha de agua dulce de la península ibérica”. Barcos-casa, deportes acuáticos, deportes de aventura, observación de estrellas, recorridos gastronómicos, itinerarios  a caballo, paseos en bicicleta, paint-ball, visitas a ciudades históricas, caminatas junto a monumentos megalíticos, deportes de aventura, catas de vinos,  paseos por el campo, avistamiento de aves, etc. Una armónica oferta multidisciplinar para conocer y repetir.



 Datos útiles
¿Dónde comer?. En Monsaraz, en el Centro Náutico de Monsaraz (351- 96 682 38 88). En Tehleiro, restaurante Sem-Fim (www.sem-fim.com). En Estrela,  restaurante Cozinha da Terra (351- 961163298)
Curiosidad. Nuestro periplo sobre las tranquilas aguas de Alqueva, nos puede llevar, si así lo deseamos, al pueblo más joven de Portugal. Su nombre es Aldeia la Luz, un pueblecito, de un blanco reluciente y geometría perfecta, donde se realojaron los vecinos de este antiguo municipio que fue engullido con el crecimiento de las aguas del embalse. Merece la pena visitar  el museo etnográfico, con una didáctica representación de las labores agrícolas,  ganaderas y pesqueras en estas tierras, una abundante colección de  aperos de labranza y una selección de material fotográfico y televisivo de lo que fueron estas tierras y lo que supone esta transformación para sus habitantes.
Mis vistas favoritas. Difícil decidirse por alguna. En todo caso, recomiendo las que se pueden obtener al atardecer desde Estrela. Al estar erigida esta localidad sobre un pequeño montículo regala panorámicas verdaderamente impresionantes. Más aún con las llamativas tonalidades rojizas con las que se viste el sol a esas horas quedan realzabas con la ayuda de un espejo tan valioso como las aguas del este “Guadiana de ancha cintura”.


¿Cómo llegar?.  Dos posibilidades. 1) Si vamos por carretera cruzaremos la frontera a la altura de Badajoz. 2) Por avión, aterrizaremos en Lisboa y, en poco más de  una hora en coche desde el aeropuerto, llegaremos al complejo de Amieira Marina. TAP tiene vuelos desde varias localidades españolas a la capital portuguesa (www.flytap.com) a precios francamente competitivos.
Una recomendación. Conocer la ciudad universitaria de Évora, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Capital del Alentejo,  es un centro de cultura, de historia y de gastronomía de primer orden. Si llegamos a la hora de comer o cenar podemos degustar los extraordinarios manjares que se elaboran en el restaurante Aqueduto (www.aqueduto.net), donde se fusiona la tradición secular de los fogones alentejanos con el sello personal de su cocinera.
Parada obligada. Acercarse a conocer la villa medieval de Monsaraz.
Entre monumentos megalíticos. Parece incontestable que tanto el Alentejo portugués como Extremadura, en España, poseen un patrimonio megalítico de una riqueza incalculable. Pues bien, en las orillas de Alqueva, especialmente cerca de Monsaraz, existe una recomendable ruta donde podemos ver dólmenes, menhires y otras estructuras pétreas de similares orígenes. La empresa Momentos Fantásticos (www.momentosfantasticos.com) está especializada en recorridos de este tipo.


En Radio Viajar (www.radioviajar.com) podéis oír una entrevista realizada a Eduardo Lucas, administrador de Amieira Marina, donde nos ilustra sobre este gran proyecto turístico y los esfuerzos que durante más de 6 años se están realizando.

2 comentarios:

  1. La productora tragaluz de Badajoz, realizo un documental muy interesante, desde el punto de vista antropologico, del traslado del pueblo viejo de Aldeia da Luz, al nuevo pueblo que tu describes. El documental titulado "Aldeia da luz, una terra sumersa da las aguas" no esta exente de una potente carga emotiva de lo que ha supuesto para sus habitantes este traslado. Disponible en Tragaluz C/Muñoz torrero, 22 Badajoz

    ResponderEliminar
  2. Todo muy bonito si vienes algun día Cádiz no tenga problemas por alojarse le ofreceremos apartamentos en cadiz con muy buenas vistas al mar.

    ResponderEliminar