sábado, 11 de marzo de 2017

Baeza, más que “la Salamanca de Andalucía”.




                   Declarada en el año 2003, junto a su vecina Úbeda, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, Baeza, poseedora de un gran legado renacentista,  es una de las más bonitas localidades de Andalucía y de España.


                 Cierto es que, por razones históricas, de enseñanza y arquitectónicas, fue conocida como “la Salamanca de Andalucía”, pero también es verdad que tiene una personalidad tan arraigada y definida que compararla con otra urbe resulta, en cierta forma, injusto. Hay tal cantidad de testimonios históricos, arquitectónicos y turísticos que es, por sí misma, acreedora de una escapada para disfrutar de esas calles y muros que celosamente guardan su rico pasado.


                  Me vienen a la memoria, más allá de sus impresionantes palacios (como el de Jabalquinto, del que guardo un especial recuerdo por su formidable y original fachada), iglesias, plazas, patios y callejuelas,  la figura de Don Antonio Machado, el gran poeta español que vivió en esta localidad durante siete años. Dicen que su etapa en Baeza, a la que vino tras la muerte de su mujer, Leonor Izquierdo, para impartir clases como profesor en un instituto, fue una de las más prolíficas de su  producción literaria. En esta localidad fue también donde conoció a un joven Federico García Lorca.

 

                  No es mi pretensión, como ya sabéis los que sois seguidores de este blog, relatar o enumerar los edificios que te vas a encontrar. La orientación de estos párrafos va más dirigida a contar la experiencia que supuso patear estas calles; a relatar algunas de las cosas que hice esos días. 



                    Tuve, hay que decirlo, un gran cicerone (Sebastián Moreno), de la empresa de Servicios Turísticos Pópulo (www.populo.es). Con él fui desgranando los rincones de esta bonita ciudad mientras me ilustraba con anécdotas, historietas e historias del gran pasado baezano.  Conocí, por ejemplo, el aula donde impartió clases Don Antonio Machado.
                Lo reconozco, me fue imposible no  inmortalizar el momento con una fotografía de recuerdo.



                       Para los más golosos, dándoles un poco de envidia, os comento que probé los famosos "Virolos", el dulce típico de Baeza. El nombre de este singular hojaldrado, que lleva arriba azúcar glas,  sobrepasa las fronteras baezanas. Aunque los puedes comprar en muchas tiendas de la provincia, hay un lugar donde debes ir a comerlos: la pastelería Virolo (www.virolo.com), junto a la plaza del Pópulo (una de las más bellas que, curiosamente, tiene, entre otros tesoros monumentales, en el centro una fuente con leones de piedra procedentes de ciudad romana de Cástulo).
                  Pues bien, es en esta pastelería donde conocerás de primera mano la historia de este dulce y el por qué de tan curioso nombre.



             
                          Como es por todos sabido, estamos en tierras mucho y buen aceite. La provincia de Jaén es la mayor productora, con bastante diferencia, de este oro líquido del mundo.


                          Por esta razón, parece obligado visitar el cercano Museo de la Cultura del Olivo (www.museodelaculturadelolivo.com), en la Hacienda La Laguna, en Puente del Obispo, a poco kilómetros de Baeza.

              
                      Es todo un recorrido, tremendamente didáctico, a través de la historia del olivo y del aceite. Conocerás -además de la historia y magnífico trabajo de un ingeniero polaco llamado Tomasz Franciszek Ksawery Bartmanski- tipos de variedades, diferentes prensas, útiles para recoger las aceitunas, videos explicativos, depósitos de almacenamiento, la historia de este árbol y del aceite, modelos de cultivo, etc. Incluso verás un jardín con diferentes variedades de olivos existentes en nuestro planeta. Un recomendable itinerario que acaba  con la visita a la que llaman "la catedral del aceite", una espectacular bodega, construida a mediados del siglo XIX, declarada bien de Interés Cultural, con categoría de monumento.   

 
 
                 Lo cierto es que estos centenarios muros palaciegos baezanos, muchos de ellos con clarísimas influencias castellanas en su arquitectura, porosos de historia, casi hablan por sí mismos.
                , por esta razón,  que me quedan muchas cosas en el tintero: el edificio del Ayuntamiento, la cultura del aceite, la huella de D. Antonio Machado, los otros muchos atractivos que tiene la ciudad a pocos kilómetros de distancia o la iluminación de sus monumentos de noche. No debe extrañar que, en muchas ocasiones, estas calles fueran un magnifico escenario al aire libre de numerosas producciones cinematográficas.


             Sin embargo, hay un edificio, la catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza, declarada bien de interés cultural,  que es una de las visitas obligadas. Te adelanto únicamente esta fotografía. Te vas a quedar con la boca abierta cuando descubras este gran templo renacentista que es una muestra de la importancia que, desde el punto de vista eclesiástico, tuvo Baeza. No hay que olvidar que fue sede del obispado de Jaén hasta que se trasladó a la capital jienense. 
  


                  Baeza es también una ejemplo de la diversidad que atesora la provincia de Jaén. Linares, Bailén, Úbeda, la propia capital o Cazorla son evidentes demostraciones de un territorio que tiene mucho más que infinitas extensiones de bosques de olivos. Jaén es variada y atrayente. Mucho por descubrir y una evidencia de que Andalucía es mucho más que sol y playa.Todo un paraíso interior que te espera.
Consejos útiles:
1.- Webs: www.baezaturismo.com , www.jaenparaisointerior.es




2.- ¿Dónde comer?. El restaurante Juanito es un referente de la cocina tradicional de estas tierras. Lo de toda la vida llevado a la excelencia. (www.juanitobaeza.com)






3.- Curiosidad histórica. La universidad de Baeza fue una de las cuatro universidades andaluzas fundadas en el siglo XVI, junto a Sevilla, Granada y Osuna. En la actualidad, en Baeza se encuentra una de las sedes de la Universidad Internacional de Andalucía.




4.- Iglesia de la Santa Cruz. ¿Sabías que en Baeza puedes encontrar una iglesia románica?. Así es. Este tipo de estilo arquitectónico lo asociamos más al norte de la península ibérica. Por ello, resulta inusual encontrar en estas latitudes un templo de estas características. 



5.- Baeza de tapas. No digo más. Si viajas durante estas fechas, aquí tienes otra opción, en este caso gastronómica, de recorrerla.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada