lunes, 14 de noviembre de 2016

Restaurante “5 amêndoas”, disfrutando de la gastronomía alentejana en Évora


 
              En el mundo de la gastronomía es siempre bien recibido el nacimiento de nuevas propuestas culinarias. Más aún, cuando hablamos de una ciudad como Évora (declarado en 1986 su centro histórico "Patrimonio Mundial de la Humanidad" por la U.N.E.S.C.O.) que es, podríamos decir, el faro que más visibilidad da a una de las gastronomías más reconocidas y aplaudidas en el país vecino: la alentejana.



              Quédense con este nombre: Duval Ferreira, el chef que desde hace unos meses está al frente de los fogones del restaurante “5 Amêndoas”, que ha sido galardonado con el “Diploma de Ouro" al "Melhor restaurante Mediterrânico 2016" en la categoría de restaurante tradicional. Un premio que reconoce la extraordinaria labor que se realiza en estas cocinas en un concurso abierto a restaurantes de todo el país.
            Sin duda, esta importante distinción supone un estímulo para este joven equipo (tanto en cocina como en sala) que forma este gran proyecto llamado "5 Amêndoas" y un extraordinario acicate para esa filosofía de conservar las tradiciones culinarias seculares.


 
             El ambiente es ciertamente especial. En la planta baja del precioso hotel “Vitoria Stone Évora” (decorado por la prestigiosa diseñadora portuguesa Nini Andrade Silva) descubrimos, envuelto en  unos grandes ventanales que dan mucha luminosidad a este espacio gastronómico, un local tremendamente cuidado en su diseño donde se tiene en cuenta hasta el último detalle. Luminoso por el día; íntimo y romántico por la noche.





             En nombre, “5 Amêndoas”, es también un guiño a las costumbres de esta tierra. Dice la tradición que los padrinos de los novios, al final de la ceremonia, ofrecen a los invitados unas almendras que guardan en unas bolsas de tela confeccionadas para la ocasión. Bonito origen para un nombre enraizado con esta región en el que, siguiendo ese curioso gesto, los responsables del restaurante quieren desear con estas cinco almendras cinco anhelos: “saúde, longevidade, fertilidade, prosperidade e felicidade”.




                 Carne bovina de la apreciada raza mertolenga, extraordinarios “enchidos”, magníficas carnes de “porco preto”, "manteigas" con diferentes sabores, panes alentejanos en su más diversas versiones, quesos de oveja (curados, cremosos o frescos), platos de caza (jabalí, conejo,...), el reconocido "borrego" de estas dehesas, cremas, sopas, arroces, “peixes” (bacalao, salmón, dorada, etc.) junto a una buena selección de postres alentejanos, muchos de ellos de origen conventual. Una impecable y completa carta, apta para los paladares más exigentes, que es toda una declaración de intenciones en favor del Alentejo.







              Naturalmente, todo ello regado con buenos vinos de  la región que adquieren, como no podía ser de otra forma en un restaurante de estas características, su lógico protagonismo. Por ejemplo, puedes beber, entre otros muchos, magníficos caldos alentejanos del conocido enólogo portugués Paulo Laureano.




               Tuve la suerte de cenar, y comer al día siguiente, en el que ya es una referencia a tener en cuenta. Las fotografías que acompaño en este post corresponden a esos momentos.  
               Es conocida, más allá de las fronteras portuguesas, la calidad de los productos de esta tierra. Podríamos decir que los fogones de toda la vida han sido, son y serán durante años, un ingrediente esencial en la restauración de los distintos pueblos del Alentejo. “5 amêndoas” apuesta, como es natural, por continuar poniendo en valor estas elaboraciones ancestrales dándoles, a la vez, el toque particular que pone en sus platos Duval Ferreira, un cocinero de contrastada experiencia que conoce a la perfección los secretos de la tradición culinaria alentejana.









                 La simple lectura de alguno de los platos de la carta ya hace que al comensal se le haga la boca agua: “Javali estufado com vegetais e ervas mediterrânicas guarnecido com batata doce frita”, "tradicional sopa de tomate com enchidos do montado",“medalhôes de vitela mertolenga D.O.P. con cesto de farinheira recheado com esparregado de espinafres e cogumelos frescos salteados”, “queijo alentejano de ovelha panado, guarnecido com compota de tomate, salada crocante de alface e frutos secos”, "empada de galinha do campo com legumes e ervas nossas, guarnecida com salada de alfaces variadas", "pataniscas de bacalhau com dueto de feijâo-frade e pimentos assados", etc., etc. En definitiva, un pequeño paraíso, situado en la ciudad/museo de Évora, para los que gustamos del buen comer.


                Como es sabido por quien siga este blog, si algo me pirra del Alentejo son sus postres (“sobremesas”). No puedo dejar de recomendar dos de ellos: “creme de sericaia com gelado de ameixa d´Elvas, azeite virgen e canela” y “mármore á 5 améndoas restaurante”. Para chuparse los dedos. Las dos instantáneas de esas elaboraciones que, a continuación, pongo pueden ser una buena manera, si sois golosos, de haceros una idea de lo que os espera cuando tengáis que elegir. Ya se sabe que "una imagen vale más que mil palabras".






               Me ha gustado mucho. Ha sido otro descubrimiento. Me voy con un recuerdo tremendamente agradable porque no fue, estoy convencido, una experiencia para un único día. En pocas palabras diría que es visita inexcusable para los que aprecian la buena mesa. Sé que volveré.
              He aconsejado, en diferentes ocasiones y medios de comunicación, muchos restaurantes de esta ciudad. Hoy deseo recomendarles uno más. Sinceramente, creo que éste también les apasionará. Un claro exponente del alto nivel de la restauración en Évora.
                Por cierto, si quieren hacer la velada inolvidable, además de cenar en “5 amêndoas” pernocten en el hotel donde se sitúa (Vitória Stone Hotel), uno de los más apetecibles de la capital alentejana que ofrece al huésped una amplia y variada gama de actividades (sauna, piscina, tratamientos relajantes, jacuzzi, gimnasio, bar, terraza panorámica, salas de reuniones y conferencias, venta de productos artesanales alentejanos, etc.).




               Siguiendo con temas gastronómicos, no se pierdan el espectacular desayuno ("pequeno almorço") de este alojamiento. Impresionante. Otro de los muchos atractivos que supone pasar una noche entre estas paredes donde la decoración nos traslada a uno de los grandes argumentos turísticos de estas tierras: su riqueza en monumentos prehistóricos. Conviene no olvidar que a pocos kilómetros, en medio de un bosque de alcornoques, se encuentra el "Cromeleque dos Almendres", la formación megalítica de estas características más importante de la península ibérica y una de los más significativas de Europa.




Datos útiles:
Web: www.vitoriastonehotel.com 
Teléfono: 00351- 266717174  











 

No hay comentarios:

Publicar un comentario