martes, 16 de septiembre de 2014

Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja


  
            Déjame que introduzca en este reportaje alguna referencia familiar. Mi padre, nacido en el pueblo riojano de Azofra, llevaba siempre en su corazón la Virgen de Valvanera, patrona de esta Comunidad Autónoma. Para un riojano Valvanera es algo más que un tema religioso. Sobrepasa, siendo indiscutiblemente un lugar de peregrinación, las paredes de esta abadía benedictina.  
             Valvanera es parte de la idiosincrasia de esta región. Es un claro símbolo de identidad, una referencia  histórica, un reclamo turístico y una visita obligada para el viajero. Si vas a La Rioja tienes que pasar por Valvanera. De otra manera, parece que en el viaje queda algo suelto, por terminar.

              Para que te hagas una idea, aunque sea más desconocida para el gran público, Valvanera es a La Rioja, lo que Monserrat a Cataluña, Covadonga a Asturias, Guadalupe a Extremadura o el Pilar a Aragón, por poner algunos ejemplos análogos.

 
            Ubicado en un paraje natural privilegiado, en el término municipal de Anguiano, en plena sierra de la Demanda, es un espacio sin igual. Un territorio donde la naturaleza aún manda y las huellas del hombre, en algunos lugares, parecieran no haber llegado. Entre estas montañas y entre estos tupidos bosques lobos, zorros, conejos y ciervos campan a sus anchas. Un aire fresco y limpio, ajeno a todo tipo de contaminación, que invita a la tranquilidad.
 

                Pues bien, en tan inolvidable enclave se levanta este monasterio dedicado a la devoción de la Virgen de Valvanera.  Las centenarias piedras de estos muros han visto pasar durante siglos importantes avatares de la historia de España. Fue, por ejemplo, en sus orígenes, un territorio disputado por las coronas de Navarra y Castilla. Ahora, por el contrario, es ruta de paz, de romeros, de peregrinos, de senderistas y de amantes de la naturaleza. Un lugar para el sosiego, para la meditación, para encontrase con uno mismo, con Dios y con la naturaleza.


               Mi paso por esta abadía fue a principios del mes de septiembre. Venía de la localidad vinícola de Haro, donde estuve visitando el Museo Dinastía Vivanco y las bodegas de Cvne, en el conocido “barrio de la estación”. Indiscutiblemente, un importante cambio en menos de una hora. Quizás esta circunstancia es un ejemplo clarificador de lo que es y ofrece La Rioja: pequeña pero diversa, variopinta, con multitud de cercanas posibilidades. Sus poco más de cinco mil kilómetros cuadrados dan mucho de sí. Puedes estar aprendiendo de vinos en alguna de las más acreditadas bodegas de España y, en poco más de media hora, pasear por la sierra de la Demanda envuelto por una naturaleza espectacular.
 
           
           El día amaneció sin nubes y, según avanzaban las horas, el sol hacía de las suyas. Quizás excesiva luz para hacer buenas fotografías. Demasiado contraluz. Imposible conseguir buenas instantáneas. Desde luego, eso era lo de menos. Por ello, debo agradecer que Turismo de La Rioja me dejara algunas de las fotografías de este reportaje.
          Mi ilusión por retornar a Valvanera superaba cualquier contratiempo. ¡Cuántos años han pasado desde mi última visita!. Prácticamente era un adolescente. Recordaba vagamente aquel viaje. Resonaban en mi memoria el verdor de las montañas, el río Najerilla y el frío que hacía aquel invierno. La sinuosa carretera que lleva hasta Valvanera sigue (al menos, así lo recuerdo) con las mismas curvas, pero es tal el verdor de las montañas que nos rodean que uno casi agradece, para poder disfrutarlo más tranquilamente, ir conduciendo con cierta lentitud.


           La primera gran sorpresa que tuve, nada más llegar, fue saber quién iba a ser mi guía, mi cicerone. Lo digo con rotundidad, el mejor. Me recibió D. Jesús Martínez de Toda, prior del  monasterio. A eso de las cuatro, pues antes estaba aún en tiempo de oración, podíamos verle. Como llegamos algo pronto, nada mejor para hacer tiempo que dar una vuelta y tomar un café.


           El padre Jesús, como le gusta que le llamen, es persona agradable, de buena y apabullante conversación. Se ve que disfruta del trato personal. Está acostumbrado a ello. No es de esos religiosos que se “recluyen” entre las paredes del monasterio. Puedes hablar de todo con él; de lo divino y de lo humano.  De su mano fuimos conociendo el monasterio, su historia y sus problemas. Hombre llano y afable, nos fue relatando cómo se iban reformando muchas estancias del monasterio para adaptarlo a las necesidades del día a día. Todo un lujo disfrutar de sus explicaciones.

 
             Si sigues este blog sabrás que en mis reportajes no pretendo detallar  datos históricos del lugar que visito. Como he dicho en varias ocasiones, para esto existen extraordinarias guías de viaje en las librerías que te recomiendo comprar.  Narrogeographic es un humilde blog donde relato mis experiencias, mis sensaciones, mis alegrías y mis penas viajeras. Es mi personal cuaderno de bitácoras viajero, y eso pretendo hacer también en este reportaje.
            Tras adentrarnos en numerosos rincones de la abadía, el final de este recorrido –no podía ser de otra forma- fue acercarnos a ver a la Virgen, una talla de madera de estilo románico, de incierto origen, con el niño Jesús sentado sobre sus piernas. Madre e hijo, a pesar de las evidentes limitaciones que tenía como estilo artístico el románico, transmiten una sensación de placidez y serenidad. En la actualidad, la talla está protegida, por razones de seguridad, por una gran caja de cristal.


             A Valvanera también puedes venir a dormir. No solo hay que estar unas horas y marcharse. La hospedería de la abadía, regentada por los monjes benedictinos, tiene cómodas habitaciones, a precios francamente baratos, donde pernoctarás en un oasis de tranquilidad. Un buen antídoto contra el estrés y el agotamiento de la vida moderna. Un lugar para encontrarse.

 
             Por cierto, según te acercas a Valvanera, te recomiendo que hagas una parada en Aguiano, un pequeño pueblo de grandes pendientes que parece haber enraizado en las laderas de la montaña. Aquí se celebra anualmente una de las fiestas riojanas más famosas: los zancudos de Anguiano.  Seguramente la habrás visto en televisión.


 
                Lo que te cuento en estos párrafos es parte de mi experiencia en Valvanera. Disfruté recordando un antiguo viaje, me ensimismé viendo la iglesia gótica que se erigió sobre un antiguo templo románico y,  sobre todo, fui a ver a la Virgen. Sencillamente, me gusta venir hasta aquí. Me siento cómodo entre estas montañas. En la próxima ocasión intentaré pernoctar en la hospedería.    
      
 
               Una curiosidad es que los monjes elaboran un licor muy característico. No es mala idea comprar una botella.
 

            Después de todo lo escrito es fácil adivinar mi recomendación viajera. Hazme caso, sea por razones religiosas o no, acércate.  
            Independientemente de ello,  quiero recordarte que existe una ruta de los monasterios, perfectamente organizada, que incluye conocidos monasterios como el de Suso y Yuso (declarados por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad), el cisterciense de Cañas, el de Santa María La Real de Nájera y el de Valvanera. Te aconsejo, si tienes tiempo, la recorras. Además, la distancia entre ellos es pequeña.
 


             Por último,  quiero recordar que son varios los municipios riojanos que en fiestas realizan romerías hasta Valvanera. La más famosa es la que tiene su origen en Logroño. Conocida popularmente como “la Valvanerada” (www.valvanerada.com), los romeros recorren un total de sesenta y tres kilómetros. Evidentemente, a pesar del lógico cansancio, la devoción y la fe superan el sueño, la fatiga y las ampollas. Es, por derecho propio, parte del calendario de celebraciones riojanas.




 Como podrás ver, La Rioja es mucho más que vinos.
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario