viernes, 1 de agosto de 2014

“14-18, es nuestra historia“. Exposición en Bruselas sobre la Primera Guerra Mundial




                La historia de la Primera Guerra Mundial es la historia de un gran fracaso: el de Europa y, por extensión, del mundo. Individualismos, vanidades, patriotismos mal entendidos, egocentrismos, revanchas, rencillas, vendettas, represalias, disputas, imperialismos….. Un infernal caldo de cultivo que apenas necesitaba una pequeña chispa para estallar.
               Se considera que el detonante del conflicto bélico fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa Sofía Chotek en la ciudad de Sarajevo  a finales de junio de 1914. Desde esta fecha hasta 1918 el mundo se vio envuelto en lo que se conoció como la Gran Guerra; la mayor vorágine de devastación hasta entonces conocida. Un enfrentamiento que involucró a las grandes potencias económicas y militares de la época.
                 Bélgica, debido a su posición estratégica, situada entre dos grandes colosos como Francia y Alemania, fue uno de los grandes campos de batalla de la Primera Guerra Mundial y uno de los países que más sufrieron sus estragos.  Lieja, Mons o Messines fueron, por citar algunos, escenarios belgas de grandes batallas. Fuertes como el de Loncin, que defendía  la ciudad de Lieja, junto a otros once más, quedarán grabados en la historia militar belga como muestra de valentía de unos soldados ante el avance del ejército alemán, muy superior en número y armamento.
 
                 La huella de esta Guerra está presente en todo el país. Museos, conmemoraciones, nombres de calles y plazas, estatuas, tumbas, etc., etc.  Recorriendo el país de norte a sur, del este al oeste, advertiremos, por ejemplo, que muchas de sus ciudades tienen cementerios donde se encuentran enterrados soldados de ambos bandos.
 


                Debido a que en este año 2014 se cumple el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, en la ciudad de Bruselas se ha inaugurado una gran exposición temporal  que trata de recordar lo que fueron aquellos años de tanto horror, sufrimiento y dolor.

                 Te invito, si viajas este año a Bruselas, a pasear por el Parque del Cincuentenario. Como sabes, se trata de un símbolo de la ciudad  y una de las zonas verdes más conocidas de la capital belga. En este gran recinto urbanístico -bajo lo que se conoce como el "Gran Arco del Cincuentenario"- ondea una inmensa bandera de Bélgica. 
           
                      En uno de sus laterales se sitúa el "Museo del Ejército y de la Historia Militar", en cuyo interior podemos encontrar esta exposición que lleva el nombre de “14-18, es nuestra historia”. Está abierta al público hasta el 2015. Exactamente, desde el 26 de febrero de 2014, en que se inauguró, hasta el 26 de abril de 2015.



                  La exposición tiene un recorrido secuencial. De un modo cronológico  va "narrando" cómo era la situación en Europa a principios del 1914, el comienzo de la guerra en Bélgica, los frentes, la dureza de la vida durante la ocupación, el armisticio de 1918 y las consecuencias del conflicto.
                   Descubriremos, igualmente, con la ayuda de fotografías y pertenencias personales, la historia de algunos protagonistas de aquellos años como el Rey Alberto I de Bélgica y el Emperador Guillermo II de Alemania.
                   Podremos hacernos una idea, a través de un didáctico recorrido, sobre cómo era la vida de los belgas durante  la ocupación alemana. Videos, fotografías, recortes de periódicos, uniformes, revistas, tácticas militares, mapas, condecoraciones, armas, audios, zonas multimedia, objetos cotidianos, representaciones de espacios de la vida diaria de entonces como una tienda, recuerdos, planos, cartas de soldados a sus familias, testimonios, vehículos, prendas de vestir, documentos…. todo  trata de recrear lo que fue esta guerra, cómo tenía que sobrevivir la población y lo que supuso la invasión alemana para Bélgica,
                  Una forma de conocer y hacer comprender al público asistente esta gran barbarie, la inmensa catástrofe humana y el desastre económico que ocasionó. En definitiva, es un recuerdo y un homenaje a tantas personas que sufrieron durante algunos de los años más negros de la historia de la Humanidad.
                Las trincheras, donde una infinidad de soldados perdieron la vida, se convirtieron en uno de los símbolos más característicos de esta guerra. Los frentes se eternizaban a uno y otro lado durante meses; sin avances ni retrocesos. Tanto que también es conocida como "la guerra de las trincheras"
                Pues bien, como dato curioso, cuando recorras la exposición pasarás por la recreación de una trinchera.



               Fue una guerra no sólo fotografiada, sino también filmada. Gracias a ello se mantienen intactos numerosos documentos visuales. Algunos de estos valiosos archivos, propiedad del Museo del Ejército y de la Historia Militar, están expuestos durante estos meses. 

 

               Como habrás podido comprobar, hoy no escribo de la Bruselas turística. No pongo fotografías de  la Grand Place, de los gofres, del chocolate, de las cervezas, del Atomium,  del Manneken Pis, de la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, de las galerías Saint Hubert o del Palacio Real.  Hoy te recomiendo que visites otro lugar; en este caso una exposición. Mi consejo es que dejes unas horas, tras tu periplo por la capital europea, para acercarte. No te la pierdas. Creo que te gustará.




                Web: www.expo14-18.be . Aquí encontrarás (junto a galeria fotográfica, dossier de prensa, horarios, contactos, etc.)  un video, bastante explicativo, de lo que es “Expo 14-18, es nuestra historia“. (http://www.expo14-18.be/en/video
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario