miércoles, 19 de febrero de 2014

Villa de Óbidos, histórica y literaria


              Asegura un sabio refrán que ”nunca te acostarás sin saber una cosa más”. ¡Qué certeras y atinadas resultan estas palabras!. Sobre todo cuando pienso en mi último viaje, allá por las navidades del pasado año, a la villa medieval de Óbidos.

 
               Pensaba en probar su famosísima “ginja” en tacita de chocolate, en subir hasta el castillo, en recorrer sus murallas, en conocer más de su pasado, en fotografiar sus callejuelas y en descubrir, tal y como me habían contado, la belleza de su decoración navideña.

        
            Reconozco que se cumplieron sobradamente mis expectativas. Sin embargo, guardo con especial cariño en la memoria una curiosidad literaria que me impresionó. Había estanterías en las calles con libros; conocí en un mercado donde, junto a productos de la huerta, encontré miles de libros colocados en originales repisas hechas con las antiguas cajas de madera para almacenar fruta;  y visité una iglesia, la de Santiago, reconvertida en librería.
 
 
              No te miento ni exagero un ápice. Entrar en este emblemático templo,  y verlo repleto de libros (tiene capacidad para más de 40.000 volúmenes), es una sensación ciertamente chocante. Un patrimonio arquitectónico al servicio de un patrimonio literario.

 

              Lógicamente, la curiosidad invita a preguntar. La respuesta es sencilla: Óbidos quiere ser la mayor librería de Portugal en un proyecto que trata de potenciar el acercamiento a la lectura.
             En el año 1186 D. Sancho I ordenó construir esta iglesia, comunicándola directamente con el castillo. Desde entonces estos muros han sido, durante siglos, testigos mudos de innumerables  acontecimientos históricos y han soportado, también, terremotos, vendavales y todo tipo de inclemencias meteorológicas.
             Construir esta librería constituye una decidida apuesta por la cultura y una plausible idea para salvar el edificio del estado de abandono en que se encontraba. Enhorabuena.


               Si ya hay sobrados argumentos para conocer Óbidos, hoy te cuento uno más. Nos vemos allí.

 

                Por cierto, quiero recomendar la visita a Óbidos en Navidad. La fachada de la iglesia de Santiago, durante esos días, se transformó al anochecer en una pantalla gigante de cine donde se  sucedían motivos navideños y religiosos. Impresionante y precioso.
 

Consejos:
Webs: www.cm-obidos.pt , www.rt-oeste.pt
¿Dónde dormir?: Praia D´El Rey Marriott Golf & Beach Resort.


Una escapada: Por ser algo curioso y diferente a lo que puedas imaginarte, te sugiero que conozcas un inmenso jardín asiático, de casi 35 hectáreas. No te engaño. Se llama Budda Eden, en Bombarral (www.buddhaeden.com). Ya me contarás.

 
Un pequeño apunte gastronómico. Si es la hora de comer, y estás por Bombarral, acércate al restaurante Dom José.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario