lunes, 20 de mayo de 2013

Mercyhotel, diseño y originalidad para unos días especiales en Lisboa

 
          Viajo en coche desde mi casa, en Badajoz, hasta Lisboa. El día es apacible y por la carretera voy prácticamente solo. Paro a tomar un café (como no puede ser de otra forma en Portugal) y a estirar las piernas. Llevo la mitad de camino recorrido. Hacía  aproximadamente tres meses que no estaba en la capital portuguesa. En esta ocasión, voy a conocer un hotel nuevo, inaugurado en septiembre 2012.
 He oído hablar muy bien de él. Se llama “Mercyhotel”. Original nombre. Se encuentra situado en uno de las zonas más bonitas de la ciudad. Entre el "Bairro Alto" y el "Chiado". Dos barrios con una acusada y definida personalidad. Estoy en parte de la esencia de Lisboa. Magnífico emplazamiento. 
Mercyhotel es un alojamiento con mucho encanto. Me gusta su hall de entrada. Coqueto, original, diferente y con un  particular toque decorativo que lo hace especial. Es llamativo ver, nada más entrar, maniquíes. No os miento.
 Su directora, Teresa Fernandes, me comenta que está dentro de un proyecto de potenciación de la moda portuguesa, de manera que están vestidos por prestigiosos diseñadores lusos que cambian periódicamente el vestuario. Mercyhotel sabe jugar, y muy bien, con las iluminaciones y la decoración. Sinceramente, creo que no defraudará al viajero. Además, al no ser muchas las habitaciones le da un aire muy acogedor.
Este recomendable proyecto de alojamiento cinco estrellas está firmado por el arquitecto Miguel Saraiva, un grande en el mundo de la arquitectura portuguesa reconocido más allá de sus fronteras.
Umai” es el nombre de su restaurante. Es un emblemático y reconocido local en el ramo de la cocina oriental en esta ciudad. Dice su publicidad que logran una atmósfera especial. Creo que lo consiguen. Detalles asiáticos por doquier  envuelven al comensal en un agradable espacio donde disfrutar delicias chinas, tailandesas, malayas o vietnamitas. Sabores lejanos aderezados con la creatividad de su chef, una impecable presentación y la profesionalidad del servicio. Todo ello perfectamente maridado con vinos portugueses. 
  Tengo la sensación que es un  sueño cumplido de su propietario, Carlos Vaz Antúnez. Sus 47 habitaciones, dos de ellas suites con mayordomo y terraza panorámica, cumplen con las máximas exigencia de calidad, logrando conjugar la belleza de una decoración con influencias minimalistas -donde las tonalidades negras y doradas predominan- con la sensación de calidez y familiaridad que ofrece un alojamiento de este tamaño.  Camas tipo king size, diferentes estilos de almohadas (de relax, para las cervicales, etc.), especial cóctel de bienvenida (zumo natural de fresas y naranjas con sirope de violetas) o set de baño de la prestigiosa marca Pascal Morabito son algunas de los argumentos que se ofrece Mercyhotel.
 
 
              Charlando con Teresa sobre algunos pormenores del hotel me informó que tras los portugueses eran los franceses la nacionalidad que se decantaba más por Mercyhotel.  Las perspectivas, me dice, son francamente buenas. Desde aquí, mis mejores deseos.
 
 
 
 
                 
 
          
           Sinceramente, me gustó. Muy recomendable. Tanto el hotel como el restaurante. Perfecto para un fin de semana. Por cierto, la instantánea que cuelgo debajo es la un famoso baño de diseño que ha sido fotografiado en numerosas revistas de decoración.
           Y es que el diseño es una  visible seña de identidad de Mercyhotel. Para muestra otro botón: el de esta mesa/despacho iluminada en todos sus ángulos cuya fotografía también os pongo. Verdaderamente diferente
 


              Web: www.mercyhotel.com Aquí hay un extensa información sobre precios, localización, reserva on line, galería fotográfica, etc.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario