lunes, 1 de abril de 2013

Restaurante L´and: comer de la mano de Miguel Laffan


 
             El verbo "Interpretar" es un vocablo muy utilizado en los últimos años en gastronomía. Viene refiriéndose  a ese toque personal con el que cada cocinero prepara y presenta un determinado plato. Como en todos los órdenes de la vida hay "interpretaciones" que superan al original, aunque otras no.
            Recientemente estuve en el L´and Wine Yards, un espectacular hotel situado en la localidad portuguesa de Montemor O Novo, donde descubrí, entre otras cosas, la singularidad y la personalidad culinaria de Miguel Laffan, un cocinero llamado a muy altos vuelos.
            Fue una cena francamente agradable en un espacio, el de este restaurante, digno de ser conocido. Grandes ventanales, tonalidades blancas acordes con el diseño de este hotel e impecable iluminación son las tarjetas de entrada a una gran sala donde se aprecia una cuidada separación de mesas que permite mantener la lógica distancia que tanto se echa en falta en algunos restaurantes. Nada está dejado a la improvisación. Hay mucho trabajo detrás, incluso en la decoración de un techo repleto de decenas de lámparas de diseño. 

 
            El menú fue simplemente sensacional. Resultó variado y perfectamente maridado con vinos de la zona. Espumosos, blancos, tintos y un soberbio dulce para acompañar los postres hicieron de ésta una velada sin igual.
            Comenté anteriormente que Miguel Laffan tiene personalidad propia en este mundo de los fogones. Se nota en muchas de sus elaboraciones y a esto me quiero referir.
            Os pongo un ejemplo: uno de los platos que degustamos  fue una vieira a la plancha acompañada de una "cama" que parecía ser un revuelto de patatas pajas y huevo. Todo ello presentado con una finísima tostada de pan insertada en vertical, lo que daba relieve y cuerpo al plato.
            Nada más verlo, quizás por vivir cerca de la frontera portuguesa, lo asocié de inmediato al famoso "bacalao dorado" o "bacalao a la bras", como se le llama en otras regiones de Portugal.

          
               Al probarlo noté un sabor diferente, más intenso, de textura tremendamente suave y con agradables aromas  trufados que se percibían a la perfección. Obviamente, no era bacalao dorado.
            Se trataba de una peculiar interpretación de este famoso plato pero con otros ingredientes. En vez de bacalao tenía trocitos de vieira y estaba perfumado con trufa. Por lo demás, la presentación era sustancialmente la misma. A esto me refiero cuando hablo de "interpretar" un plato.
              Simplemente, para acabar, os digo que Miguel y este restaurante están predestinados a escalar altas cimas en el mundo de la restauración portuguesa. ¿Quizás con nombre de "estrellas"?. Tiempo al Tiempo.
               Os dejo seguidamente algunas fotografías estas pequeñas obras de arte que pueden probarse en el restaurante L´and.





           Web: www.l-andvineyards.com
          

1 comentario: