jueves, 3 de enero de 2013

Castillo de Brissac, un verdadero flechazo.


¿Quién no ha oído hablar de los castillos del Loira?. Son numerosas los viajes organizados que, desde nuestro país, llevan a los turistas a descubrir esta zona de Francia plagada de grandes castillos y de fortalezas de cuentos de hadas que parecen, de no verlas, existir sólo en nuestra fantasía.
             Pues bien, hoy quiero destacar uno de ellos: el castillo de Brissac, en Anjou, a sólo quince kilómetros de la ciudad de Angers. Y deseo resaltarlo porque es uno de esos destinos que gustan desde el principio. Una especie de flechazo a primera vista. Imposible que pase desapercibido a los ojos del viajero. No te deja indiferente.
             Por todos es conocido lo importante que en el mundo del turismo es la primera impresión. La instantánea de este gran castillo en cualquier folleto es, por sí misma, suficiente para que el viajero desee visitarlo. Si a ello le unimos su singularidad, al ser el más alto de Francia y uno de los más antiguos en manos privadas, es fácil comprender su poder de atracción. Con siete alturas y más de doscientas salas, en la actualidad es la residencia habitual de los duques de Brissac.
 

                Aunque existe la posibilidad de dormir en sus habitaciones (una de ellas fue alojamiento real) nos conformaremos, debido al precio de éstas, con poder deambular por algunas de sus estancias (hay, como curiosidad, en su interior un teatro con más de trescientos asientos donde se representan actualmente numerosas obras). Pasear por el gran jardín (con lago incluido) es otro de los irrenunciables placeres que ofrece esta visita.
                Simplemente un dato significativo para hacernos una idea de sus dimensiones: la sala de recepciones tiene 32 metros de largo.
 

                 Todo ello conforma la perfecta postal de un castillo del Loira tal y como imaginábamos. No en vano es monumento histórico de Francia desde 1958 y pertenece a ese conjunto de castillos del Loira que la UNESCO declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad
                En definitiva, una visita recomendable, si estamos por estas tierras, con la que hacer volar nuestra imaginación entre estos muros centenarios que guardan tantas historias y atesoran, como no podía ser de otra forma, más de una leyenda que nos irán explicando y desgranando los guías a lo largo del recorrido.


Nada mejor que ver la web (www.chateau-brissac.fr) para saber más de esta magnífica construcción que, a pesar de los vaivenes de los siglos, permanece elegante y erguida, casi como si fuera su primer día.
             Indicar, por último, que su estado de conservación es extraordinario albergando anualmente el prestigioso Festival del Valle del Loira.
             Desde luego, uno de los mejores ejemplos de un "Château" francés.

 
                Por cierto, imposible encontrar mejor entorno para realizar una entrevista.

 

1 comentario:

  1. Increíble lugar, he quedado enamorada.

    Espero algún día poder visitarlo.
    He tenido el gusto de conocer su blog gracias a @Viajerabloggera y a sido un completo acierto visitar cada blog que ella recomendó.

    Espero tener su visita por mi blog, que estará muy contento de ver un comentario suyo por allá.

    Aguafuegoytierra


    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar