viernes, 19 de agosto de 2011

Un buen sobao merece un viaje


        
            En mi último viaje por tierras cántabras tuve la oportunidad, y la suerte, de disfrutar de esta maravilla gastronómica. 

          
           Típico de los valles pasiegos, y trasladada la receta de generación en generación, su fama sobrepasa las fronteras de esta Comunidad Autónoma.
            Parece como si en el imaginario general los sobaos pasiegos y las anchoas fueran iconos que se asocian inmediatamente a Cantabria. No obstante, y a pesar de la fama de estos dos productos, es de sobra conocida la variedad, calidad y riqueza culinaria de estas tierras (quesos, mantequillas, carnes, pescados, leche, quesadas,  legumbres....).   
            Los sobaos son fácilmente identificables tanto por su característica y conocida presentación cuadrangular, rodeados por una base cuadrada de papel con alas, como por ese inolvidable olor a mantequilla.
            La calidad de sus ingredientes (azúcar, harina, huevos, limón, mantequilla y un poquito de ron o anís) hacen de este producto una auténtica delicia . Pero bueno… no debemos olvidar que siempre hay, como en casi todas las elaboraciones, un pequeño toque secreto que nunca nos desvelarán.

         
             Esa masa cremosa, aderezada a la temperatura adecuada y con el tiempo preciso en el horno, brinda al comensal uno de los postres más jugosos del norte de España. No lo dejes pasar por alto. Además, aunque suene a tópico, parece que, entre esos valles y junto a esas montañas, saben de otra forma.

              El sobao pasiego, desde el año 2004, goza de indicación geogràfica protegida.

1 comentario:

  1. Los mejores sobaos con diferencia son los de la casa "El Macho" también de la localidad pasiega de Selaya (Cantabria)

    ResponderEliminar